Defensa Personal con Rehenes

 

Neutralización de una Amenaza con una Granada de Mano

Las situaciones que se describen aquí, como las que ocurren en actos terroristas o crímenes violentos, son las más peligrosas. Por lo general implican un alto grado de riesgo a rehenes inocentes, así como al equipo de rescate. Por consiguiente, el material presentado aquí se dirige principalmente para las personas avanzadas de Krav Maga.

Con el fin de comprender las tácticas y las técnicas que siguen a continuación, es importante familiarizarse con los componentes físicos de la granada de mano: (1) La clavija de seguridad. (2) La palanca. (3) El mecanismo explosivo, que incluye una clavija de disparo con un resorte, un detonador, material explosivo y el revestimiento de metal (o plástico).

granada de mano

Los Aspectos Peligrosos de una Granada de Mano

Cuando se quita la clavija de seguridad que sujeta la palanca, la granada de mano se vuelve extremadamente peligrosa. Al momento en que la palanca se libera, por fuerza dejará la granada. Una vez que la palanca se quita, no hay nada que pueda impedir que la clavija de disparo golpee el detonador. Cuando esto sucede, la situación es irreversible: la explosión ocurrirá entre dos y cuatro segundos, dependiendo del tipo de granada. Si la palanca no es removida de la granada, el detonador no será activado. Se puede reinsertar la clavija original de seguridad (o alguna otra, incluso improvisada), y la granada no explotará.

Cuando una granada de mano explota en el aire, esparce fragmentos en forma esférica. Cuando explota en el suelo, esparce fragmentos en forma hemisférica. Los fragmentos más bajos volarán bajo por encima del piso, elevándose en un pequeño ángulo.

 

Situaciones posibles al neutralizar una Amenaza con Granada de Mano

Una amenaza típica con una granada de mano podría ser, que el atacante sostenga la granada en una mano, con frencuencia con la clavija de seguridad removida. Cómo se sostenga la granada depende de cómo el atacante desea impresionar e instigar miedo en aquellos a su alrededor A veces, sujetará la granada de lado, y otras se mantendrá al nivel o por encima del hombro.

Las situaciones pueden variar: la amenaza puede neutralizarse por una de las personas amenazadas, quien forma parte del grupo de rehenes, o por un miembro del equipo de rescate que entra a la zona de peligro con este propósito.

En cualquier incidente donde una persona sosteniendo una granada toma el control, si decides actuar, esto debe hacerse a la máxima velocidad y con el máximo elemento de sorpresa. Uno también debe tener en mente que además de lo que se puede anticipar del atacante o sus compañeros, los rehenes pueden hacer algo o reaccionar de alguna manera al comienzo de la acción de rescate (si se dan cuenta de ella), revelando por consiguiente en forma involuntaria el intento de ataque contra los /muchachos malos/.

Al neutralizar la amenaza, quien entre en la escena también debe tomar en consideración ciertos elementos pertinentes en la vecindad inmediata, como la existencia de espejos o las sombras que puede proyectar debido a la luz, lo cual puede alertar al atacante de sus acciones o intenciones.

De acuerdo con lo anterior, la amenaza debe ser neutralizada tan rápido como sea posible, sin “telegrafiar” cualquier movimiento o intención. Uno debería actuar desde el momento en que se toma la decisión, con determinación y sin titubeos.

 

Manejando una Granada que fue Activada o Cayó de la Mano del Atacante

Durante la etapa de neutralización, una vez que la llave fue soltada, la granada puede haber sido activada y el proceso se vuelve irreversible. En este caso, debes agarrar la granada rápidamente y arrojarla, rodarla, o colocarlas en cualquier lugar en que la explosión no cause daño. Entonces aléjate rápidamente ya sea corriendo o rodando para cubrirte. Si es posible, yace acostado sobre tu estómago, con tus piernas cruzadas, y los talones en dirección de la granada. También debes advertir a otros en la cercanía del peligro de la explosión, con un grito fuerte como ¡TODOS AL SUELO!, ¡GRANADA!, o ¡UNA BOMBA!. 

Nota: En ocasiones, puede ser aconsejable asegurar la granada que ha caido y que está a punto de explotar, debajo del cuerpo del atacante, pero únicamente después que éste ha sido completamente neutralizado por tus contraataques, es decir, una vez que no pueda moverse y ya no constituya una amenaza real.

El video desempeña el papel demostrativo y no necesariamente presenta una técnica 100% correcta

¿Vives en México DF y te gustaría practicar el Krav Maga y defensa personal?
¿Estás interesado en abrir una sede de United Krav Maga en tu ciudad?

united krav maga mexico

¡Contáctanos!
55 3281 6996
United Krav Maga México

 

Regresar arriba

 

 


 

¿Interesado(a)?

¡Llámanos ahora!

☎ ⇨ 55 3281 6996 ⇦ ☎

o

¡CONTÁCTANOS!

Nos acomodamos siempre a tus necesidades. 
Explícanos tu objetivo y nosotros te ayudaremos a conseguirlo.