Cómo identificar a un depredador sexual: conoce sus tácticas y métodos

Compartir en

Aquellos agresores o depredadores sexuales tienen un modus operandi, tácticas y una psicología particular. Además, estos sujetos tienden a elegir a sus víctimas, por lo que aprender a identificarlos te puede ayudar a evitar situaciones de peligro.

NOTA DE EDICIÓN: El contenido de este artículo es informativo y su objetivo es la prevención de abusos, aproximarse a una realidad a la que desafortunadamente estamos expuestos. Es posible que para algunas personas, especialmente si han sido víctimas de violencia, puedan ser inquietantes los temas contenidos. Si es el caso, y todavía están en proceso de recuperación psicológica, sugerimos amplio criterio o — quizá— la guía e interpretación de un profesional de salud mental para revisar el tratamiento de los temas.

¿Qué es un depredador sexual?

La sociedad contemporánea se enfrenta a una triste realidad: la presencia de depredadores sexuales. Estos individuos representan una amenaza grave para la seguridad y el bienestar de las personas, especialmente los más vulnerables. 

Un depredador sexual se define como toda persona que utiliza la coerción, la manipulación o la violencia para cometer actos sexuales contra otros. Estos actos pueden variar desde el acoso hasta la violación y sus víctimas pueden ser tanto niños y adolescentes, como adultos.

  • Depredador Sexual Infantil. Este tipo de depredador se enfoca en niños y adolescentes, aprovechándose de su vulnerabilidad y confianza. Pueden ser conocidos de la víctima o extraños que buscan ganarse su confianza para abusar de ellos.
  • Depredador Sexual de Adultos. Los depredadores sexuales de adultos tienden a buscar víctimas entre personas de su misma edad o mayores. Utilizan tácticas como el chantaje emocional o la manipulación para obtener lo que desean.

Psicología de los depredadores sexuales: comportamiento y características

Los depredadores sexuales suelen exhibir comportamientos manipuladores, falta de empatía y patrones de conducta predecibles. Utilizan estas conductas como tácticas para ganarse la confianza de sus víctimas y explotarlas con fines sexuales. 

  • Manipulación. Dentro de las formas más comunes en como estos sujetos manipulan a sus víctimas es a través de la persuasión, el soborno o incluso amenazas para conseguir lo que quieren.
  • Falta de empatía. Los depredadores sexuales carecen de empatía hacia sus víctimas. No les importa el daño emocional o físico que puedan causar, ya que solo están interesados en satisfacer sus propios deseos sexuales.
  • Patrones de conducta. A menudo, los depredadores sexuales siguen patrones de conducta predecibles. Pueden establecer una relación de confianza con la víctima, ganándose su afecto antes de abusar de ella.

Cabe mencionar que las personas susceptibles a ser víctimas suelen venir de contextos violentos o poco afectivos, por lo que no cuentan con las herramientas emocionales y cognoscitivas para defenderse de las amenazas de estos individuos. También es común que los depredadores, a su vez, hayan experimentado alguna experiencia similar, lo que los hace tener rasgos en común con sus víctimas o tener mayor facilidad para reconocer vulnerabilidades.

Modelos de violencia: rompiendo creencias comunes para una mayor conciencia y seguridad personal

Todos construimos «modelos de violencia», es decir, creencias sobre la forma en que ocurren varios tipos de agresiones, ya sean robos, abuso doméstico, violencia de pareja o agresiones sexuales. 

Nuestros modelos se basan en informes de los medios; consejos que nos han dado amigos y familiares; historias que nos han contado; nuestras propias experiencias, las de nuestros amigos, etc. 

A menudo utilizamos estos modelos para reforzar una visión del mundo que nos permite sentirnos seguros y cómodos. Por ejemplo, es creencia popular que las agresiones sexuales ocurren en lugares remotos, desiertos y son cometidas por extraños; y no por personas que conocemos, en lugares donde debemos sentirnos seguros. Al confiar en estos modelos mantenemos la sensación de seguridad, así evitamos (sentir) que podemos ser víctimas de la violencia. 

De igual manera, lo común es que nos pensamos capaces de siempre seguir al pie de la letra las reglas de seguridad personal que nos han enseñado como pueden ser: no caminar por callejones oscuros o no dejar entrar gente a nuestras casas. Sin embargo todos cometemos excepciones en determinadas situaciones. 

Cómo los depredadores utilizan nuestra confianza y creencias para identificar a sus víctimas y cómo protegernos

Nuestra visión es solo parcial de la realidad y al estudiar el modus operandi de los depredadores se ha descubierto que precisamente utilizan los modelos de violencia mal construidos, y la confianza que tenemos en nosotros mismos, para identificar a sus objetivos y aplicarlos directamente en contra de su víctima. 

Por mencionar un ejemplo: todo depredador sabe que es una creencia generalizada que las personas miran hacia otro lado cuando mienten, por lo que te mirarán directamente a los ojos cuando te digan que estás perfectamente a salvo con ellos.

Uno de los casos que mejor ejemplifica este fenómeno es el de Ted Bundy, un notorio asesino serial y depredador sexual en los Estados Unidos durante la década de 1970. Aunque su actividad delictiva no tuvo lugar en México, su caso es conocido a nivel internacional y puede ofrecer lecciones valiosas sobre el comportamiento de los depredadores y la importancia de la conciencia y la prevención.

Bundy era conocido por su apariencia atractiva y carismática, lo que le permitía ganarse la confianza de sus víctimas y del público en general. Utilizaba tácticas manipuladoras y engañosas para atraer a sus presas, muchas de las cuales eran mujeres jóvenes; sabía que la gente podía tranquilizarse fácilmente con el encanto, la inteligencia y la amabilidad, y que él no encajaba en lo que la sociedad comúnmente piensa que luce un asesino y depredador sexual.

Puede que nos guste considerarnos buenos jueces de carácter, pero cuando se trata de depredadores sexuales, generalmente tratamos con personas que aparentemente están integradas de forma adecuada a la sociedad; individuos que, por una u otra razón, carecen de culpa, por lo que pueden analizar de manera más tranquila aquellos patrones de conducta que tenemos para aprovecharse de ellos. 

Las estadísticas muestran que la mayoría de las mujeres que han dejado entrar a un extraño en su casa y luego fueron atacadas, tenían la creencia (antes de que el ataque sucediera) de que nunca habrían dejado entrar a un extraño en su casa.

Los violadores y depredadores sexuales son hábiles para lograr que hagamos excepciones con ellos, y seríamos ingenuos si pensáramos que no lo haríamos, es decir, a menos que seamos capaces de identificarlos primero.

Cómo los depredadores utilizan la amabilidad como máscara y motivaciones ocultas detrás de la agresión sexual

La amabilidad no es un rasgo de carácter, es una forma de comportarse, y los depredadores pueden aprender a parecer personas «agradables».

Pensemos, por ejemplo, en los padres que a menudo confían el cuidado de sus hijos a personas que consideran «agradables», «consideradas», «cariñosas» y que, por tanto, parecerían incapaces de hacer daño a un niño. Todos estos estos rasgos de carácter, se ha observado, a menudo describen el comportamiento que tienen los pedófilos. 

En ciertos casos, los padres han quedado tan impresionados por la generosidad y la bondad de un pedófilo que se han puesto del lado del abusador, dejando de creer en el testimonio de su propio hijo, la víctima. 

Los depredadores sexuales, ya sea que se dirijan a adultos o niños, son actores sociales, que de manera perversa saben utilizar el encanto y la amabilidad para cegar a las personas ante sus verdaderas motivaciones y objetivos.

Hay una variedad de razones por las que los hombres (y las mujeres) violan, desde la ira hasta la insuficiencia social y la inmadurez emocional, hasta trastornos sociopáticos. Sin embargo, todos los violadores buscan redireccionar una percibida falta de poder y control en sus vidas a través de la agresión, ya sea que se trate de actos sádicos, placer o la necesidad de castigar. 

La violación no tiene que ver principalmente con el sexo, y los sádicos, por ejemplo, obtienen más placer del miedo y el dolor de su víctima que de cualquier satisfacción física real.

Por otra parte, los violadores no siempre planifican sus agresiones, pero pueden aprovechar las oportunidades que se les presentan: un ladrón oportunista que se topa con una mujer solitaria por la noche puede entender que la situación les conviene y cometer una agresión sexual, sin haber planificado tal evento, o sin ser un sociópata. 

La diferencia entre estos sujetos y los depredadores sexuales es que estos últimos viven las 24 horas, 7 días a la semana, pensando en atacar.

Mitos sobre la agresión sexual en espacios públicos y desafíos de la conciencia en la víctima

La mayoría de la gente cree que al violador le toma un cierto período de tiempo agredir sexualmente a una víctima, cuando una violación puede ocurrir en segundos. En este tipo de agresión no hay advertencia verbal, y los indicadores previos a la violencia se deben en gran medida al movimiento del agresor, que puede ser difícil de detectar si está utilizando la multitud para ocultarse.

Algunas mujeres han sido violadas entre paradas de metro en horas pico. Su agresor ya estaba excitado cuando siguieron a su objetivo o los vieron subir al tren. Empujado contra alguien entre la multitud, y luego mantenido en posición, el violador puede cometer su asalto y salir en la siguiente estación. Su víctima ni siquiera dio la alarma ni fue plenamente consciente de lo que le sucedió hasta después, pues no es inusual que queden atrapadas en un estado de negación y deliberación. 

Este fenómeno en ocasiones adopta la sintomatología de la disociación, un mecanismo de afrontamiento psicológico que el cuerpo emplea cuando el trauma emocional que se experimenta es grave, es decir, la mente altera la forma en que se percibe para que parezca que la víctima en realidad está observando la agresión de otra persona.

Cómo prevenir la agresión de un depredador sexual

Adoptar un enfoque de tolerancia cero ante el contacto físico no deseado de cualquier tipo, en lugar de intentar determinar la motivación detrás del contacto, es la forma más segura de trabajar en este tipo de situaciones. No esperar a ver si vuelve a suceder. Cada vez que se deja ir algo, se camina hacia la inacción y se refuerza un estado emocional de negación.

Tener presente la importancia de reaccionar de forma activa ante la amenaza, puede evitar ciertas situaciones de peligro, contemplando el escape como la primera opción y el confrontamiento como la última.

principios del Krav Maga: atacar puntos vulnerables

Perfil de un depredador sexual: Reconocer sus actitudes y comportamientos

Comprender las tácticas de los depredadores puede ayudar a reconocer situaciones potencialmente peligrosas y tomar medidas para protegerse.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría de los depredadores sexuales son “vendedores” capacitados que saben cómo hacer que confíen en ellos y obtener el control de una situación. Saben cómo desarmar a las personas, influir en las elecciones y decisiones ajenas. Por ello es importante conocer la manera en que operan para reconocer sus conductas y tomar distancia de la situación.

Gavin De Becker, un experto en seguridad, identificó siete comportamientos o acciones que los depredadores suelen utilizar para dirigirse a sus víctimas:

  1. Encanto y Amabilidad. Los depredadores pueden usar el encanto y la amabilidad para desarmar a sus víctimas y ganarse su confianza. Parecen agradables y accesibles para facilitar acercarse a ellas.
  2. Demasiada Información. Compartir información personal excesiva puede ser una táctica. Al revelar mucho sobre ellos mismos, los depredadores pueden hacer que sus víctimas se sientan obligadas a corresponder, creando una falsa sensación de intimidad.
  3. Ignoran el «no». Los depredadores a menudo desestiman negativas explícitas o límites. Pueden persistir y resistir, intentando debilitar las defensas de la víctima.
  4. Encasillamiento. Es una estrategia utilizada por los depredadores para categorizar a sus víctimas de una manera que les permita justificar sus acciones. Esto implica el uso de estereotipos o ideas preconcebidas para racionalizar el comportamiento del depredador hacia la víctima. Por ejemplo, una persona que abusa emocionalmente de su pareja, puede que la categorice como «incapaz de cuidarse a sí misma» basándose en su personalidad o acciones. Utiliza estos estereotipos para justificar sus actos violentos, argumentando que la víctima merece el trato recibido debido a su forma de ser o actuar.
  5. Falsa sensación de conexión. Esto significa que hacen creer una experiencia u objetivo compartido. Esto hace que la víctima sienta que forma parte de un equipo, incluso si no eligió estarlo.
  6. Culpa. Esto implica crear un desequilibrio de obligación, haciendo que la víctima se sienta endeudada u obligada con el depredador. Esto puede usarse para manipular y controlar a la víctima.
  7. Promesas no solicitadas. Los depredadores pueden ofrecer garantías no solicitadas para crear una sensación de seguridad y manipular la confianza de la víctima. 

Si sientes que alguien está tratando de persuadirte de tomar una acción, y es persistente en sus intentos de hacerlo, entonces lo más probable es que te encuentres en presencia de un depredador y debes hacer todo lo posible para abandonar la situación en la que te encuentras. La intuición desempeña un papel crucial en la prevención de agresiones sexuales, ya que a menudo actúa como un sistema de alerta temprana basado en las señales no verbales y las impresiones intuitivas que percibimos de otras personas y situaciones. 

Una manera efectiva de lograrlo es juzgando a las personas por sus comportamientos y acciones, independientemente de si es un amigo, un conocido o incluso un miembro de la familia. Estadísticamente las agresiones de este tipo son cometidas por alguien que pertenece a uno de estos grupos que por un extraño. 

Por ejemplo, si un amigo de tu novio llega a tu casa en un momento en el que sabe que no está presente tu pareja, sospecha tanto de él como lo harías con un extraño que apareció en tu puerta.

Importancia de la defensa personal

Empoderar a las personas para que se defiendan es crucial. No solo por las habilidades de combate que obtienes sino por la confianza personal y capacidad mental de mantener la calma en situaciones amenazantes.

Empoderarte mediante el aprendizaje de técnicas de defensa personal es una experiencia transformadora. Revela capacidades mentales y físicas que te permiten canalizar cualquier inseguridad o enojo en movimientos que podrían salvarte la vida o ayudar a alguien más. 

Krav Maga como mejor alternativa para aprender defensa personal

Krav Maga se presenta como un sistema de defensa personal diseñado para equipar a individuos a salir ilesos, o con el menor daño posible, de situaciones riesgosas.

Como un sistema nacido de la necesidad de enfrentar peligros reales, Krav Maga proporciona habilidades para enfrentar y dominar los miedos en cualquier situación. Sus diversas técnicas están diseñadas para permitir acciones decisivas y efectivas. Con la práctica constante a lo largo del tiempo, tanto la fuerza física como mental crecen, aumentando la confianza.

Evitar ser víctima en situaciones criminales implica construir autoconfianza y creer en las propias habilidades. Los criminales a menudo asumen que sus víctimas se acobardarán cuando se enfrenten. Por lo tanto, Krav Maga se enfoca en mejorar la intuición y el sentido común, reforzando tu sentido de seguridad.

El aspecto psicológico de las agresiones sexuales no se puede subestimar. Por ello, Krav Maga incorpora entrenamiento mental que fortalece la determinación y la concentración. 

Enfrentar el problema de las agresiones sexuales requiere una combinación de conciencia, prevención y habilidades de autodefensa. Al comprender la psicología del agresor, detectar las señales de advertencia y aprender técnicas de defensa personal como el Krav Maga, las personas pueden reducir significativamente su vulnerabilidad.

Si te interesa aprender técnicas de defensa personal te invitamos a conocer más sobre nuestros cursos de defensa personal para mujeres, así como nuestro programa insignia: Golpea Como Niña, el cual cuenta con una metodología práctica y particular para ayudarte a aumentar tus habilidades y confianza para protegerte de agresiones y delitos con violencia.

Compartir en

¡Recibe tips de defensa personal de forma gratuita

Déjanos tu correo y te enviaremos lo mejor sobre filosofía, entrenamiento y consejos útiles de Krav Maga.

Politica de privacidad >

Artículos relacionados

¿Cómo prevenir el robo de auto? Cifras, consejos y trucos para evitar robos

Evita robos y aumenta la seguridad en tu auto con estos consejos. Además, te platicamos cómo puede ayudarte la defensa personal en estas situaciones.

Ir al artículo

Seguridad personal en la ruta: 6 medidas para correr sin riesgos

Correr sin riesgos debe ser una prioridad para cualquiera y un lujo que siempre deben darse. Aquí te compartimos 6 medidas para hacerlo fácilmente.

Ir al artículo

¿Cómo vencer el miedo en 9 pasos? Conoce 5 ejercicios prácticos

El miedo físico puede afectar de diferentes maneras, lo importante es saber canalizarlo, controlarlo y saber enfrentarlo. Te decimos cómo en estos pasos.

Ir al artículo

Gas pimienta: ¿es legal en México en 2024?  

En la actualidad, donde la seguridad personal es una preocupación constante, es fundamental entender las opciones disponibles para la defensa personal, lo que significa considerar el uso de dispositivos como el gas pimienta o el teaser. 

Ir al artículo

Defensa personal contra agresiones sexuales: ¿realmente funciona?

Estudios y evidencias científicas comprueban que las clases de defensa personal para mujeres mejoran su capacidad de resistir y repeler las agresiones sexuales.

Ir al artículo

Stalking: cómo saber si eres víctima de acoso y qué hacer para enfrentarlo

El stalking es un tipo de acoso compulsivo y tóxico que se puede prevenir y enfrentar de forma efectiva con técnicas de seguridad y defensa personal. Entérate.

Ir al artículo

Situaciones que ponen en peligro a los niños: 10 consejos para ayudarlos a navegar por calles inseguras

Descubre los peligros que enfrentan los niños en las calles y cómo protegerlos con 10 consejos esenciales para su seguridad.

Ir al artículo

Cómo ganar una pelea callejera: preparación previa y lo que debes hacer, según el Krav Maga

Enfrentarse a una situación de pelea callejera puede ser aterrador y peligroso, por lo que es importante tener las habilidades y el conocimiento para proteger a quienes te rodean, así como a ti mismo.

Ir al artículo

Cómo aprender a defenderse y pelear: descubre el método Krav Maga

¿Quieres aprender a protegerte? Krav Maga es la respuesta. Domina técnicas efectivas de defensa personal para sentirte más segur@.

Ir al artículo

¿Qué es la defensa personal y cuál es su importancia?

¿Por qué es importante aprender defensa personal en el mundo actual? Conoce qué es la defensa personal, sus características y beneficios.

Ir al artículo