Defensa personal contra agresiones sexuales: ¿realmente funciona?

Compartir en

Pese a los esfuerzos de sensibilización en las sociedades actuales, la violencia de género es un tema que parece haber empeorado a tal grado que, en un discurso reciente, la directora ejecutiva de ONU Mujeres alertó que actualmente más de cinco mujeres o niñas son asesinadas cada hora por alguien de su familia a nivel global.

Aunado a esto, se estima que 736 millones de mujeres de 15 años o más –casi una de cada tres en el mundo– han sido víctimas al menos una vez en su vida tanto de violencia física o sexual por parte de su pareja, como de violencia sexual fuera de la pareja, o ambas. Y eso sin contar el acoso del que son objeto día a día.

En este contexto es probable que, como mujer, te hayan dicho que defenderte sólo empeoraría las cosas. Y parece un consejo sensato… excepto que no lo es.

Si llegaste a este blog tal vez es porque googleaste dudas del tipo “¿cómo se pueden evitar las agresiones sexuales?” o «¿es efectiva la defensa personal contra la violación?». Pues bien, en este artículo (adaptado del original Self-defence against sexual assault: does it really work?) te compartimos los múltiples argumentos a favor del uso de técnicas de defensa personal contra agresiones sexuales.

Estadísticas de agresiones sexuales en el mundo: ¿es la defensa personal la solución?

La respuesta a esta pregunta es un categórico SÍ. Y es que, según las decenas de investigaciones que lo confirman –y que vamos a revisar –, la estrategia más eficaz para frustrar las agresiones sexuales se basa en una resistencia y un contraataque contundentes (retomamos estos conceptos más adelante), y por eso el entrenamiento de defensa personal para mujeres es una herramienta clave.

Antes de entrar al meollo del asunto repasemos las sombrías estadísticas pues, dada su magnitud, las agresiones sexuales son un problema endémico no sólo a los países en desarrollo, sino hasta de los llamados “de primer mundo”:

Cabe mencionar que, en ciertos contextos, algunas de estas cifras han sido objeto de controversia. Por ejemplo, en 2015 una encuesta realizada por el periódico Washington Post y la Fundación Kaiser Family reportó que 1 de cada 5 universitarias habían sido agredidas sexualmente por sus compañeros de campus en los EUA.

Aunque actores políticos tratan de desacreditar estos números aludiendo a problemas de metodología o de interpretación, la realidad es que todas las estadísticas de agresiones sexuales demuestran la omnipresencia del problema y la falta de respuestas adecuadas por parte de las autoridades.

Asimismo, estos estudios confirman la prevalencia del date rape o «violación en citas», un fenómeno que involucra crímenes sexuales donde amigos o conocidos violan sin consentimiento (no buscan el “sí” o ignoran el “no”). Este concepto es un claro contraste al estereotipo del violador como “depredador desconocido que acecha en la oscuridad”.

Al hablar de consentimiento cabe señalar que la ausencia de un «no» no significa un «sí», especialmente si la víctima está incapacitada por el consumo de alcohol u otras sustancias. Y no menos importante, las mujeres siempre tienen derecho a cambiar de opinión.

Vía GIPHY.

El date rape es parte de la llamada “cultura de la violación”, un concepto acuñado desde la década de los setenta en el siglo XX y que ha ayudado a explicar el fenómeno de la violación como un “acto de poder y sometimiento de un sexo sobre el otro, de carácter estructural y más cotidiano de lo que se piensa”

La cultura de la violación se manifiesta de múltiples maneras (desde el acoso callejero hasta la violación, pasando por el acoso o stalking, etc.) y, al ser transmitida de generación en generación, termina por normalizar y perpetuar toda una serie de violencias sexuales, patrones sexistas y desigualdades de género.

Está claro que, como sociedad, aún nos queda un largo camino para erradicar la violencia de género. Por eso, la defensa personal para mujeres puede marcar una gran diferencia.

Contraataque: historias (y datos) reales comprueban que la defensa personal evita agresiones sexuales

Existen numerosas historias de la vida real que corroboran la efectividad de la autodefensa y la resistencia contra la violación y a las agresiones sexuales. Aquí tienes una muestra de 10 casos reportados en diferentes medios de comunicación (con enlace a su respectiva fuente):

  1. «Cómo escapé de mi violador”, columna de Keri Potts, ejecutiva de ESPN (Marie Claire, 2010).
  2. «Me atacaron, pero estoy bien«, crónica de la periodista francesa Jackie Parker (Mademoiselle, 2012).
  3. Carisma Carpenter tenía sólo 21 años cuando escapó de un violador en serie que intentó asesinar a dos de sus amigos” (Metro, 2013). 
  4. Acosador de 35 es golpeado por artista marcial de 14 años” (Metro, 2014).
  5. Entrenamiento de kickboxing le permite noquear a un hombre que intentó agredirla sexualmente” (The Telegraph, 2015).
  6. Hija de Chris Huhne (ex-miembro del gabinete en RU) evita agresión sexual en un taxi” (The Telegraph, 2014).
  7. Niña de 8 años escapa de secuestrador con técnicas de Kung-Fu” (Mixed Martial Arts, 2016)
  8. Reina de belleza instruida en defensa personal repele a asaltante momentos antes de su entrevista en Miss Universo” (Manchester Evening News, 2016).
  9. Instructora de kickboxing escapa de su atacante en Kansas” (Daily Mail, 2017).
  10. El alfiler de Sadie o el método femenino anti acosadores de comienzos del siglo XX” (El Confidencial, 2022). 

Pero como dijimos desde el inicio no se trata sólo de dichos o evidencias anecdóticas porque, si seguimos la creencia popular, la resistencia sólo conduce a más violencia y a heridas más graves. Algo que los expertos han refutado.

Por ejemplo, una investigación de 1992 (Ullman y Knight) sobre las estrategias de resistencia de las mujeres a la violación –basada en informes policiales y testimonios judiciales– sugirió que:

«La correlación frecuentemente encontrada entre resistencia física y lesiones de la mujer puede ser resultado del nivel inicial de violencia del agresor, mas no debería utilizarse para disuadir a las mujeres de resistirse físicamente a la violación».

defensa personal para mujeres

Para 1998, Ullman subrayó que “la resistencia física contundente de las víctimas no estaba relacionada con el uso de fuerza física por parte del agresor durante o después de la violación».

¿Sabes qué es lo que realmente aumenta el riesgo de lesiones? Según Kleck y Tark (2005), “cualquier táctica que sea ambigua y no contundente como intentar distraer, cooperar, suplicar o gritar de dolor o miedo”.

Por el contrario, un meta-análisis reciente (Wong y Balemba, 2018) mostró que: «[…] las mujeres que resisten a su agresor tienen significativamente más probabilidades de evitar la violación que las que no se resisten. Este hallazgo se mantuvo tanto en los análisis de resistencia física, como de resistencia verbal o de cualquier tipo»

Ante estas perspectivas, la pregunta pertinente sería: ¿y cómo saben las y los especialistas que las mujeres que entrenan defensa personal tienen mejores posibilidades ante violadores o agresores sexuales? Revisemos algunos estudios muy contundentes.

Defensa personal: herramienta clave (y comprobada) para prevenir las agresiones sexuales

En 2018, la profesora de Sociología y estudiosa de la violencia contra las mujeres, Jocelyn Hollander, realizó un experimento para evaluar la eficacia del entrenamiento de defensa personal para mujeres.

Los resultados mostraron que «las mujeres que tomaron un entrenamiento de defensa personal de diez semanas (equivalente 30 horas, azul) tenían significativamente menos probabilidades de experimentar contacto sexual no deseado que aquellas que no lo hicieron (rojo)».

En un estudio similar, Charlene Senn, profesora de Estudios de la Mujer en la Universidad de Windsor, siguió a casi 900 mujeres en tres universidades canadienses durante un período de cuatro años.

Las estudiantes fueron asignadas aleatoriamente a dos grupos: el primero participó en un entrenamiento de defensa personal de al menos 12 horas («grupo de resistencia»), mientras que el segundo sólo recibió folletos («grupo de control»).

Un año después, el número de violaciones denunciadas por las mujeres que participaron en el programa de autodefensa fue la mitad que las denuncias de mujeres del grupo de control. Y en incidentes de intento de violación, la brecha fue aun mayor.

Entre los principales hallazgos de este estudio, las mujeres del «grupo de resistencia» aprendieron a reconocer y evitar situaciones de riesgo, y fueron más capaces de detener el comportamiento coercitivo antes de que se escalara (utilizando estrategias físicas, según el caso).

Las estrategias para repeler la agresión dependen del programa elegido. Por ejemplo, los principios del Krav Maga (sistema de defensa personal de origen israelí) están basados en el contraataque rápido y contundente para causar el mayor daño al atacante, y así poder huir del peligro lo antes posible.

Los resultados de ambos estudios están respaldados por encuestas previas realizadas por Model Mugging, una escuela de defensa personal que entrevistó a 60 mil graduadas de sus programas y de las cuales un 98.3% no reportó ningún tipo de agresión.

He aquí un dato interesante: de entre las mil 21 estudiantes que vivieron un incidente de agresión, 800 lograron calmar la situación y evitar la confrontación física usando solo la voz, la asertividad y el lenguaje corporal. Esto representa una tasa de éxito del 78.4% para este subgrupo.

Finalmente, 221 alumnas estuvieron involucradas en una confrontación física. De ellas, 214 (97%) lucharon con éxito contra su agresor.

«Con el entrenamiento adecuado, las mujeres son más capaces de discernir las señales de advertencia de una agresión; tienen más claros sus propios deseos en una interacción y están más dispuestas a hablar y a actuar por sus propios intereses».

Jocelyn Hollander

Ya sea que recurras al Krav Maga (¿Qué es el Krav Maga?), Boxeo o Jiu Jitsu brasileño, es innegable que las técnicas de defensa personal pueden ser de gran ayuda.

Mitos comunes sobre la defensa personal contra agresiones sexuales

En este punto cabe refutar algunas objeciones comunes contra la defensa personal y su pertinencia para combatir las agresiones sexuales.

1) La legítima defensa de la mujer puede hacer que se “culpe a las víctimas”

El entrenamiento de defensa personal consiste en empoderar a las mujeres y darles opciones frente a la violencia de género rampante. Sin embargo, hay quienes equiparan la promoción de la autodefensa con responsabilizar a las víctimas, algo que la especialista Lynne Marie Wanamaker ha llamado “la paradoja de la autodefensa”.

“En un lado de la moneda está el hecho de que una persona –el perpetrador– es la única responsable de la decisión de agredir a alguien. Y por el otro lado, las personas en riesgo de sufrir dicha violencia toman medidas efectivas para aumentar su propia seguridad”.

La galardonada consultora en autodefensa y ex psicoterapeuta de trauma, Melissa Soalt, explica de manera brillante por qué culpar a las víctimas es una mentalidad arraigada y tóxica que debe ser erradicada, y la forma más efectiva es con clases de defensa personal:

«Cuanto más se educa a una mujer en los comportamientos tradicionales de socialización femenina y tópicos de cortesía, mayor riesgo corre«, señala la también conocida como Dra. Implacable.

2) La violencia genera más violencia

Está comprobado que, cuando se utilizan métodos «suaves» para la prevención de la violencia sexual (como folletos, talleres de sensibilización, etc.), los resultados de dichos programas dirigidos a hombres y mujeres en su mayoría han sido decepcionantes (Lonsway & al. 2009).

«No voy a quedarme sentada esperando un gigantesco cambio cultural antes de sentirme más segura en las calles. Hasta que la sociedad cambie, ¿qué hay de malo en que una mujer se equipe con algunas de las habilidades que podrían darle una oportunidad de luchar? La autodefensa no es mi responsabilidad; es mi elección, como cualquier elección de toda mujer«.

Lucy Cosslett (The Guardian, 2015).

Que las mujeres tengan las habilidades para defenderse no significa que sean responsables de la agresión. Los perpetradores son 100% RESPONSABLES, pero eso no implica que las víctimas y sobrevivientes tengan que ser 100% INDEFENSAS.

defensa personal contra violaciones

3) Las sociedades van avanzando hacia la erradicación de la violencia sexual

Está claro que ningún enfoque resolverá por sí solo el problema del acoso y las agresiones sexuales. Así, aunque la legislación y los esfuerzos de organizaciones sociales han aumentado la conciencia del problema, es ingenuo pensar que la violencia sexual (y la violencia en general) va a desaparecer en poco tiempo.

«Si seguimos confiando únicamente en soluciones a largo plazo, millones de mujeres y adolescentes más serán agredidas sexualmente antes de que podamos avanzar para prevenir la perpetración de violaciones» (Adeogun et al., 2018).

Por eso, aunque no es posible controlar el pensamiento o las acciones de los violadores, sí podemos empoderar a las mujeres para que se defiendan y prevengan una agresión

Las clases de defensa personal para mujeres son una parte valiosa de esta estrategia multifactorial debido a su eficacia, que aumenta las posibilidades de avanzar hacia un panorama más seguro y justo.

«Ahora sabemos que brindar a las mujeres las habilidades adecuadas –y generar confianza en que pueden usarlas– disminuye su experiencia con la violencia sexual. Esta es nuestra mejor estrategia a corto plazo mientras esperamos el cambio cultural».

Charlene Senn

4) La parálisis por violación vuelve inútil al entrenamiento de defensa personal

Hay que insistir en que la responsabilidad es 100% del agresor y que «no contraatacar» o «no gritar» no significa que la víctima esté consintiendo. En algunos casos, esta es una reacción normal que los especialistas llaman «inmovilidad tónica» (IT, también conocida como «respuesta de congelación»), que consiste en reflejo involuntario que causa un estado natural de parálisis o estupefacción.

«La IT es un estado temporal de inhibición motora que se cree es una respuesta a situaciones que implican miedo extremo» (Abrams et al., 2009). En otras palabras, la persona “congelada” es incapaz de moverse, hablar, gritar o realizar cualquier acción ante el peligro (Kozlowska et al., 2015).

Por lo general, esto ocurre cuando las personas se encuentran en situaciones peligrosas que perciben imposibles de superar o de escapar de ellas. Se han documentado casos de parálisis inducida por el miedo en casos de desastres, épocas de guerra u otras situaciones de vida o muerte (tiroteos, tomas de rehenes, etc.).

La IT puede parecer una forma contradictoria de responder al peligro, pero los científicos han sugerido que este estado puede ser útil por varias razones:

  • Da tiempo a las personas para evaluar la situación y decidir cómo responder a la amenaza (Roelofs, 2017).
  • Aumenta la percepción visual (Lojowska et al., 2015)
  • Ayuda a alguien a esconderse: en algunas situaciones, estar muy quieto puede mantener a una persona a salvo del peligro y/o hacer que el atacante pierda el interés.
  • Reduce el impacto del trauma a través de la disociación (Krause-Utz et al., 2017)

Las investigaciones muestran una alta prevalencia de respuesta de IT durante las agresiones sexuales. Por esta razón, la inmovilidad tónica a veces se conoce como “parálisis inducida por violación”. 

¿Y cómo se puede evitar este “congelamiento”? Justamente, el entrenamiento de defensa personal prepara a las mujeres para combatir la respuesta de congelación

«De hecho, parte del entrenamiento militar de los soldados, a base de rigurosas repeticiones, está orientado a sobreponerse al miedo y a establecer hábitos de comportamiento frente a situaciones potencialmente traumáticas, como un ataque del enemigo«.

James W. Hopper

Por eso, los sistemas de autodefensa como el Krav Maga utilizan técnicas simples basadas en reacciones rápidas las cuales, combinadas con el desarrollo de la conciencia situacional y la intuición, permiten a la persona salir del estupor y actuar en pro de la supervivencia.

A nivel social, crear conciencia sobre este tema es fundamental porque el sistema judicial con demasiada frecuencia ignora la parálisis inducida por la violación, un fenómeno del cual los agresores sexuales pueden sacar ventaja.

Vía GIPHY.

Conclusión: ¿realmente la defensa personal protege a las mujeres de las agresiones sexuales?

Ante la prevalente violencia de género en las diferentes esferas de la sociedad, cualquier herramienta que ayude a las mujeres a empoderarse y tomar control sobre su seguridad e integridad personal nos coloca más cerca de una equidad y una justicia verdaderas.

Por eso, en términos generales, el principal beneficio de las clases de defensa personal para mujeres es el aumento de la confianza para afirmarse y defenderse a sí mismas en cualquier contexto.

Un último dato: de acuerdo con décadas de estudios revisados por el Instituto Nacional de Justicia de los Estados Unidos, “el riesgo de violación se reduce en más del 80% cuando se toman acciones de resistencia, a comparación de la no resistencia. Según las víctimas, las acciones más efectivas son: contraatacar o luchar, huir o advertir verbalmente al atacante”.

Así, sabemos que el entrenamiento de defensa personal mejora la capacidad de las mujeres para resistir y repeler las agresiones sexuales.

defensa personal para mujeres

Un sistema de autodefensa completo te ayudará a reconocer las amenazas más probables, y te equipará con las soluciones más útiles en escenarios reales de peligro.

Otros beneficios y habilidades que obtendrás con el entrenamiento de autodefensa son:

  1. Te darás cuenta de que eres más fuerte de lo que crees. Con un poco de “maña” (el ángulo correcto y apalancando tu peso) podrás derribar a tipos más grandes y fornidos que tú.
  2. Te sentirás más cómoda y segura para lidiar con comportamientos agresivos.
  3. Aprenderás a canalizar la adrenalina y a operar bajo estrés. 
  4. Liberarás las tensiones de tu día a día y podrás desahogarte de cualquier experiencia previa en un ambiente amigable y solidario.
  5. Mejorarás tu condición física con ejercicios y rutinas de cuerpo completo.
  6. Desarrollarás un espíritu de lucha y resiliencia. Gracias al entrenamiento y a familiarizarte con la adrenalina y la acción física, te sentirás más tranquila ante la adversidad.

Si buscas clases de autodefensa con instructores certificados y técnicas fáciles de aprender, en United Krav Maga tenemos programas especializados en defensa personal para mujeres como nuestro programa insignia “Golpea Como Niña”. Independientemente de tu edad, aptitud física o tipo de cuerpo, te ayudaremos a adquirir la confianza necesaria para empoderarte y tomar control de tu seguridad personal.

Compartir en

¡Recibe tips de defensa personal de forma gratuita

Déjanos tu correo y te enviaremos lo mejor sobre filosofía, entrenamiento y consejos útiles de Krav Maga.

Politica de privacidad >

Artículos relacionados

Cómo proteger tu casa contra robos: 12 formas efectivas de hacerlo

¿Sabías que el año pasado (2023) se registraron más robos a casa habitación durante los meses de abril, julio y agosto en la CDMX?

Ir al artículo

¿Cómo prevenir el robo de auto? Cifras, consejos y trucos para evitar robos

Evita robos y aumenta la seguridad en tu auto con estos consejos. Además, te platicamos cómo puede ayudarte la defensa personal en estas situaciones.

Ir al artículo

Seguridad personal en la ruta: 6 medidas para correr sin riesgos

Correr sin riesgos debe ser una prioridad para cualquiera y un lujo que siempre deben darse. Aquí te compartimos 6 medidas para hacerlo fácilmente.

Ir al artículo

¿Cómo vencer el miedo en 9 pasos? Conoce 5 ejercicios prácticos

El miedo físico puede afectar de diferentes maneras, lo importante es saber canalizarlo, controlarlo y saber enfrentarlo. Te decimos cómo en estos pasos.

Ir al artículo

Gas pimienta: ¿es legal en México en 2024?  

En la actualidad, donde la seguridad personal es una preocupación constante, es fundamental entender las opciones disponibles para la defensa personal, lo que significa considerar el uso de dispositivos como el gas pimienta o el teaser. 

Ir al artículo

Cómo identificar a un depredador sexual: conoce sus tácticas y métodos

Aquellos agresores o depredadores sexuales tienen un modus operandi, tácticas y una psicología particular. Además, estos sujetos tienden a elegir a sus víctimas, por lo que aprender a identificarlos te puede ayudar a evitar situaciones de peligro.

Ir al artículo

Stalking: cómo saber si eres víctima de acoso y qué hacer para enfrentarlo

El stalking es un tipo de acoso compulsivo y tóxico que se puede prevenir y enfrentar de forma efectiva con técnicas de seguridad y defensa personal. Entérate.

Ir al artículo

Situaciones que ponen en peligro a los niños: 10 consejos para ayudarlos a navegar por calles inseguras

Descubre los peligros que enfrentan los niños en las calles y cómo protegerlos con 10 consejos esenciales para su seguridad.

Ir al artículo

Cómo ganar una pelea callejera: preparación previa y lo que debes hacer, según el Krav Maga

Enfrentarse a una situación de pelea callejera puede ser aterrador y peligroso, por lo que es importante tener las habilidades y el conocimiento para proteger a quienes te rodean, así como a ti mismo.

Ir al artículo

Cómo aprender a defenderse y pelear: descubre el método Krav Maga

¿Quieres aprender a protegerte? Krav Maga es la respuesta. Domina técnicas efectivas de defensa personal para sentirte más segur@.

Ir al artículo